fbpx

Lamentablemente, el sistema en que nos movemos nos lleva a vivir una vida muy acelerada, casi sin pausas, estresados, corriendo para llegar a tiempo, exigiéndole a nuestro físico mucho más de lo que pueda resistir. Esta situación nos genera mas estrés, acumulamos tensión, los músculos se contracturan e inflaman, provocando dolor que a corto o largo plazo puede generar patologías crónicas más serias. Pero no solamente el estrés afecta al físico, también puede perjudicar o alterar el buen funcionamiento de los órganos, como por ejemplo, a nivel cardíaco provocar taquicardia, palpitaciones o ahogos; en el aparato digestivo puede dificultar la digestión o alterar el funcionamiento intestinal, provocando estreñimiento o diarreas. Puede también provocar insomnio, alterando el buen descanso.

Los entrenamientos convencionales tienden a trabajar los mismos músculos, de tal forma que los músculos débiles se debilitan y los fuertes se fortalecen. dando como resultado un desequilibrio muscular que es la causa principal de lesiones y dolor de espalda crónico. Pilates acondiciona todo el cuerpo, incluyendo los tobillos y los pies. Ningún grupo muscular está demasiado entrenado o desentrenado. El método Pilates se centra en desarrollar la musculatura profunda, para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad, flexibilidad y firmeza a la columna vertebral, ajustándose a diferentes necesidades y niveles.

Pilates fue un visionario; su mente privilegiada lo llevó a crear esta tabla de ejercicios que, a lo largo de los años, se ha ido actualizando y modificando algunas posturas para que todos puedan beneficiarse de ello, ya que en sus principios estaba dirigido a deportistas y atletas de alto rendimiento, así como también a bailarines profesionales. El principal elemento de este acondicionamiento físico es preparar al cuerpo a través de la mente, generando una consciencia corporal que nos permita comprender aquellos ajustes que preceden a la postura o al ejercicio que realizará, para, de esta forma, movernos con menos esfuerzo, mas conscientemente, a través de movimientos fluidos y equilibrados.